Estoy en la pista cómoda. Por el momento no despegaré.

jueves, 12 de agosto de 2010

De la mar y sus embriones










Sobre el mar siempre me siento como un embrión.
Sal constante y vértigo por no poder ser un pez.
Algo impensable para mí que ni a la salida acudo.

2 comentarios:

amparito dijo...

Pues acude, Elisa, acude...

besos salados

virgi dijo...

¡lindo pececillo te magino, flotando en el liquido eterno!

besitos, tesoro