huellas leves

Estoy en la pista cómoda. Por el momento no despegaré.

viernes, 7 de mayo de 2010

Arderse










Quizá en una cueva domaríamos ese frío que tú y yo arrastramos.
Mi mensaje es el de la constante espera, el tener todo el tiempo hasta el fuego.
Y claro que aquí quiero vivir, no digo que contigo pero con todo lo que podemos arrastrar me basta. El lujo de sentir todo lo que podamos. La niebla me mimetiza.
Repito, te espero.



UN PUÑADO DE COINCIDENCIAS (Migala, de su disco 'Resto de un incendio')
(Letra en castellano de su canción en Inglés)
Un puñado de coincidencias, un romance embarrancado. Parece que nadie de por aquí hubiera sufrido excesivamente. Desde que la vida se ha llenado de espejos y la niebla lo rodea todo, leo en tu pupila un mensaje lejano. Y en tu interior 15 fantasmas cabalgan sus caballos contra el viento. Están listos para quemarte por completo con sus botellas de plástico llenas de gasolina. Por eso es por lo que el suelo se mueve bajo tus pies ¿Es este el planeta en el que quieres vivir? Dime cómo ocurrió, dime qué vas a hacer, ahora que ella se ha ido dejándote solamente tristeza. Y en tu interior 15 fantasmas cabalgan sus caballos contra el viento. Están listos para quemarte por completo con sus botellas de plástico llenas de gasolina.

4 comentarios:

Inés González dijo...

Esta entrada no tiene desperdicios Elisa, en apenas unas frases has logrado abarcar todo un universo, este minimalismo tuyo es exquisito, la música me remite a una novela de Boris Vian, no sé por qué...
Cada día me gustas más, será por la brevedad de estas huellas, la síntesis en el arte es cosa de pocos.
un abrazo chica

Inés González dijo...

De nuevo yo, la foto otra gozada, esas ramas cortando la niebla me privan.

virgi dijo...

Inés lo ha dicho.
Es difícil llegar a las síntesis que nos regalas. Hermosamente, te abres camino enre la niebla.
Gracias por tus visitas, tesoro.

Mirada dijo...

Con personas como tú, nunca perderemos el lujo de sentir.
Y el llorar como el reír ensancha el corazón.

Biquiños, raiña.