Estoy en la pista cómoda. Por el momento no despegaré.

viernes, 25 de marzo de 2011

Malva










Mi caleidoscópica primavera, mi verso trastocado en pétalo.
Te elijo a ti, malva, mañana del pronto y del estruendo que sólo yo oigo.
Por estar sola te invado, paso por todos tus nervios, encargo al sol nuestra altura.


Morning, Joachim Kühn, de su álbum Springfever

3 comentarios:

Ella, el Corzo dijo...

Me recuerda a la flor del azafrán.

Me gusta el paisaje crepúscular y aereo del malva. Bajo mis saltos se suspende el tiempo, como la flor o la hierba o la amapola o las bayas. Me encanta sentir los trazos del aire que arrasan mi hocico de vegetación, vida y espesura.

Mi refugio: lo más profundo del bosque. Siempre me reconocerás por la mancha de mi hocico.

Inés González dijo...

Veo que la caleidoscopica primavera te ha inundado Elisa. Asistir a tu jardín edénico siempre es un gozo irrenunciable, malvas, narcisos, amapolas, y alas de colibrí, todo en tí es temblor y romanticismo.
Como mirar el Amazonas inmenso e inabarcable en una noche de verano desde la proa de un viejo barco.
Sigue gozando niña que la vida como afirmó una vez el viejo Onetti es breve.

amparito dijo...

Conozco a alguien cuya flor favorita es la malva
Yo me conformo con las humildes margaritas
Hoy me he enterado porque el escribano palustris se llama así ¿lo sabes?
Besos en tonos malvas,
Pi