Estoy en la pista cómoda. Por el momento no despegaré.

domingo, 12 de diciembre de 2010

Magnolia










Sé que comprendiste la oscura magnolia de mi vientre. ¿Quién no mezcla la lengua con la vida?
¿Ves, ahora? Ves que el fruto se dominó en el aire hasta caer y abrirse.
Como pequeñas bocas de ballena intentando alimentarse. ¿Quien no es mar y flor?



F.G.L (Gacela del amor imprevisto) Canta CARLOS CANO

Nadie comprendía el perfume
De la oscura magnolia de tu vientre.
Nadie sabía que martirizabas
Un colibrí de amor entre los dientes.

Mil caballitos persas se dormían
En la plaza con luna de tu frente,
Mientras que yo enlazaba cuatro noches
Tu cintura, enemiga de la nieve.

Entre yeso y jazmines, tu mirada
Era un pálido ramo de simientes.
Yo busqué, para darte, por mi pecho
Las letras de marfil que dicen siempre,

Siempre, siempre: jardín de mi agonía,
Tu cuerpo fugitivo para siempre,
La sangre de tus venas en mi boca,
Tu boca ya sin luz para mi muerte.

3 comentarios:

elnegromoro dijo...

Ávidas bocas de magnolias calcinadas, deleites del espasmo y de la fuga, de la entrega, como esplendores de la noche africana. Serán de palosanto o rodajas heladas de fruta?

Eli dijo...

Te abrazo con renovadas fuerzas, con tal que el universo no te pierda. Gracias por hacer la diferencia y muy felices fiestas.

virgi dijo...

Olas y pétalos: tú.
Besos, Elisa, besos para estos días.