huellas leves

Estoy en la pista cómoda. Por el momento no despegaré.

jueves, 2 de diciembre de 2010

Dátiles










Dátiles y pájaros: podría decirse del fruto de las palmeras.
Pájaros que al alba ocasionaban el gozo propio de un decir sin traducción.
Él me dijo que su pecho azul se seca cuando fallece un pájaro. Los dátiles mejor maduran con el canto.

4 comentarios:

La chica que se fue con una piedra en la mano dijo...

Mira Elisa, que cosa dijo Cortázar:


Ahora escribo pájaros.
No los veo venir, no los elijo,
de golpe están ahí, son esto,
una bandada de palabras
posándose
una
a
una
en los alambres de la página,
chirriando, picoteando, lluvia de alas
y yo sin pan que darles, solamente
dejándolos venir. Tal vez
sea eso un árbol
o tal vez
el amor.

Eli dijo...

El dátil suicida al ave que lo mata. Cuestión de inmortalidades. Besos.

elnegromoro dijo...

Dátiles, pájaros, enormes palmeras que se yerguen hacia el cielo azul, las paredes de adobes blancas envolviendo el oasis. Ese ojo de buey, ese vergel que las carabanas del desierto encontraron a su extenuado paso y que bautizaron "Ghadames".
Sabías Elisa que el mundo femenino correteaba por estas azoteas? Su vida de enclaustramiento por las calles de la ciudad les regalaba la luz y el cielo azul que sólo desde una azotea se puede contemplar.
Preciosa la frase "él me dijo que su pecho azul se seca cuando fallece un pájaro" seguramente estás haciendo referencia a un hombre del desierto, a un touareg, sólo esos hombres son azules.
Veo que a ti tb este lugar te ha tocado el alma.
Saludos

virgi dijo...

El azul con el naranja.
Canta un mirlo al alba.

Besitos