Estoy en la pista cómoda. Por el momento no despegaré.

lunes, 18 de octubre de 2010

Intuir el fuego










No cualquier frente de fuego nos abrasa.
Como mínimo, un cielo un cielo así, lleno de antílopes.
Como mínimo, el tacto de tus manos que intuyo.

5 comentarios:

virgi dijo...

Maravilla lo de cielo de antílopes.

Besos

Anónimo dijo...

Fuego oculto

Fuego oculto aéreo
verano de la piel
llama viva en el aire
estás en el jadeo
de las flores
en el corazón del día
haciendo rojas señales
melancólicos gestos
y la ternura cubre
tu rostro como una
clara limpia luz
que alimenta sueños
enciende lámparas
y voces secretas
mientras de la tierra
suben altas pulidas
palabras cotidianas
que nuestro amor
elabora pacientemente
con furias con penas
con olvido de olvidos
en el grávido tiempo
en que todavía tenemos
un día una hora para mirar
cómo crece la hierba
en las cornisas
en las grietas
de cemento irreprochable
donde la frescura
del musgo estalla
alucinada en nuestros ojos
como una acojedora
antigua casa del amor
donde habitamos desde siempre.

Tomeguín dijo...

Princesa, el deseo es siempre un anhelo insatisfecho, materia ígnea, candente, lava contenida en el corazón del volcán.

Pedro dijo...

¡Eres muy buena! (escribiendo)

Eli dijo...

Antílopes carnívoros por lo que veo.;) Hermoso aullído recién salido del horno. Besos.