huellas leves

Estoy en la pista cómoda. Por el momento no despegaré.

martes, 7 de septiembre de 2010

Semillas de pino










Su aspecto de gigante encogido me fascina.
Su carácter alado, su festín volador.
Asentarse, desperezarse si el agua se lo requiere.


3 comentarios:

Porverita dijo...

Parecen las zapatillas de un pequeño duende volador

alicia dijo...

Hay un bosque de siestas de verano, piñas alfombrando el suelo y aroma espeso en cada semilla. La posibilidad de un árbol las convierte en un gigante de sombra.
Un abrazo

virgi dijo...

A mí me recuerdan a los renacuajos, inflados y voladores. Planean y nos despistan.
Un aroma a tierra y resina.

Besitos