huellas leves

Estoy en la pista cómoda. Por el momento no despegaré.

lunes, 7 de junio de 2010

Donde todo empieza









Sabré que por la hoja todo se renueva.
Lo sabré también por la semilla que invierta su hormigueo en la tierra.
Una sencilla danza allí, donde todo empieza.




Fito y Fitipaldis (Por la boca vive el pez)

Donde todo empieza

Puede que no valga la pena escribir
tan lejos de la poesia
todas las palabras que te quiero decir
se me rompen enseguida
No me quedan flores, me arrancaron la raiz
Se pisaron las semillas
Me di cuenta tarde que te perdí
por pensar que te tenía
Creo que los bares, se deben abrir
para cerrar las heridas
y todas las noches, me acuerdo de ti
y te olvido cada día
Y vuelvo a ser un loco
para sobrevivir, a la locura de la vida
Muchas veces la cabeza, y a menudo la nariz
Y una voz que me decía
Dejate llevar
Si el alma te lleva
Duele el corazón
Cuando te lo dejas
Cerca del final
Donde todo empieza
No me sale bien la cuenta de la vida
O me sobran noches o me faltan dias
Todos los minutos que no he estao contigo
Ahora son demonios que viven conmigo
Puedes encontrarme cerca del final
Por que todo empieza cerca del final

5 comentarios:

Porverita dijo...

¡Niñaaaa!

¿De dónde has sacado esas pequeñas flechas danzarinas???

Parecen los bigotes de un gato.

alicia dijo...

Danza de compás, semillas dormidas, todo es círculo infinito, perfecto. Un abrazo de principio a fin... con billete de regreso

Inés González dijo...

Elisa eres una romántica universal, con la virtud de poder trasmitir a los otros esas emociones, será por eso que nos llegan tantos tus huellas leves, toques efímeros cargados de tanta intensidad. Las chicas y los chicos que te seguimos suspiramos, alguna vez sentimos lo que tu nos regalas, aunque en mi caso personal las palabras amorosas nunca fueron con zzzzzzzzzz, vengo de los ríos que dan al mar y allí el que curte es Fito Páez, tan grande como tu Fito Fitipaldi.
Un abrazo guapa, por cierto muy bueno el retorcimiento vegetal

El peletero dijo...

Todo empieza con la danza, vivir es un gesto, una mueca, un guiño.

Saludos.

virgi dijo...

Jugábamos de pequeños a saber la hora con esos delicados estambres.
Un baile lento, mágico, pero terrenal.