huellas leves

Estoy en la pista cómoda. Por el momento no despegaré.

viernes, 23 de abril de 2010

Aterrizaje







De la actual exposición de Miquel Barceló en Caixa Forum (Madrid)

Si cierras los ojos y tocas el paisaje.
Si lo haces puede que tu recuerdo sea imperecedero.
¿Cómo negarte a lo que contiene tanta sangre?



------------------------------------------------------

2 comentarios:

El peletero dijo...

Yo a los paisajes los miro descarado y ellos, al verme mirarlos, se me muestran desvergonzados, atrevidos, desnudos y procaces, como debe de ser un paisaje, sea geográfico o humano.

Saludos.

alicia dijo...

La obra de Barceló es tremendamente táctil... se acaricia con la punta de los dedos y los ojos al igual que sentimos la elasticidad verde de la hierba o la suavidad punteada de la arena.
¿Abrazaste la trompa del elefante?