huellas leves

Estoy en la pista cómoda. Por el momento no despegaré.

jueves, 8 de abril de 2010

Alguien pasta por mi mente










Estás entramando mi manera de pensar, mi forma de fluir.
Asumo que no estés, acepto la cortesía de tu milagro.
¿Puede ocurrir todo ésto? No me gusta contar ovejas.



"En algún Lugar Oscuro". Diego Vasallo.

Sigo aquí,
contando ovejas al dormir
y, al despertar
sigue ahí,
el mundo entero sigue ahí,
como cuando estás perdido
en cientos de ciudades,
como un grupo de turistas
en playas olvidadas.

Sigo aquí,
en algún lugar oscuro
entre tú y yo,
donde a veces
el miedo nada como un pez
entre mis brazos.
Te quiero en medio de los días
y te quiero cuando duermo,
te quiero a ti cuando no estás
y las calles son más frías.

Sigo aquí,
esperando algún milagro
de vez en cuando.
Cuando no estás
hay días demasiado largos,
cuando no estás.

Todas mis canciones están hechas
de miedo a perderte.
Todas mis respuestas se han perdido
en algún lugar oscuro.

4 comentarios:

amparito dijo...

¿Qué milagro sucedía
cuando contar ovejas
aun funcionaba?
besos despiertos

Mirada dijo...

si, algo así...

El peletero dijo...

Hay más ganas de amar que amor, dos cosas distintas que normalmente confundimos.

Saludos.

Ventana indiscreta dijo...

Elisa, no creo en los milagros pero de venir de vez en cuando, bienvenidos.
Un milagro por serlo ya es cortés, ¿no?
Diosss, cuántas ovejas recién esquiladas. Elisa, ¿de que tienes tú ganas, de amar o de amor?