huellas leves

Estoy en la pista cómoda. Por el momento no despegaré.

miércoles, 17 de marzo de 2010

Mejor jazz que lágrimas










Lloraste mucho aquella noche.
Lo sé porque tanto como tú así lloré yo.
Me hablaste del río de los recuerdos y yo te dije que me dejaras al río en paz.
Lo cierto es que lloraste sin, por ello, ubicar la duda.
Aún así mi mención es que te quiero.

5 comentarios:

El peletero dijo...

El río siempre es imperturbable incluso cuando se seca o se desborda, así que es mejor, como dices, dejarlo en paz.

Saludos.

alicia dijo...

Este tema une como un hilo invisible nuestros blogs... Hay tantos tipos de lágrimas como ríos o mares. Y no todas son sinónimas aunque quizá broten de un lugar parecido al vendaval de la vida rozándonos un instante con su séquito de tristezas y alegrías...Besos en esta incipiente primavera. Vuela

virgi dijo...

Las lágrimas a veces son como un manantial. Si en medio aún hay te quieros, las dudas pueden variar.

ybris dijo...

Bastan las lágrimas de hoy.
Los ríos de ayer ya son agua pasada.
Se puede llorar y quererse.
Claro que sí.

Besos.

Reinita Cabecidorada dijo...

Observación desde la inmovilidad, me dice mi profe de Kundalini.
Es hermoso sentir la emoción ver como te recorre por dentro, sentirla y dejarla marchar sin bloquearle la salida.
Que lloras, lloras.
Que ríes, ries.
Me gusta tu corazón.