huellas leves

Estoy en la pista cómoda. Por el momento no despegaré.

martes, 26 de enero de 2010

Tiempo para mí













Alguien me dijo que cuando tenía un día bolero era como tener un día triste.
En el bolero, recuerdo, dolor y amargura es una constante.
No quisiera yo ese arrepentimiento, tan sólo tu regreso sería tiempo ya para mí.



Si tú supieras mi sentimiento,
si te contara la intensa amargura que llevo por dentro
la triste historia que noche tras noche de dolor y pena
llena mi alma, durmió en mi memoria como una condena.

Si lo supieras, te importaría
si te dijera que en mi ya no queda ni luz ni alegría
que tu recuerdo es el daño más fuerte que me hago yo mismo
por vivir soñando con que tú regreses y arrepentida.

--------------------------------------------------

3 comentarios:

Shandy dijo...

"Regreso", es suficiente. Arrepentimiento, qué eternidad de palabra, Tinta.¡Arrepíntase Señora Riza!,como un latigazo resuenan en mi oído esas palabras que el cura lanzaba sobre una moza soltera con hijo.
Ibrain es dulce, a pesar de la tristeza.

Mirada dijo...

Oda a los despechados y despechadas...

alicia dijo...

Qué tienen los boleros que atrapan, encadenan a la pena de amor, a la pena negra, a la ausencia?