huellas leves

Estoy en la pista cómoda. Por el momento no despegaré.

domingo, 20 de septiembre de 2009

Pares de zapatos












Sé que la ciudad es un invento.
Ella misma en su testamento podrá.
Y yo después lanzarme a gritos, con las manos abiertas,
bajo sus cuestas y el manillar libre.





Cuántos hombres se perdieron
buscando el mundo bajo
un vestido.
Cuántos pasos van detrás
de unos pares de
zapatos.
Cuántos viajes sin hacer
hasta el fondo de
los días.
Cuántas balas perdidas
en corazones
asustados.
Asustados
Cuántas vidas sin abrir
cuántas bocas sin hablar
en la oscuridad
del día.
Cuántas casas llenas
en ciudades
vacías.
Cuántos días sin noche
cuantas noches
sin nadie.


-------------------------------------------------------------

3 comentarios:

Tomeguín dijo...

Arrebatadamente te persigo.
Arrebatamente, desgarrando
mi soledad mortal, te voy llamando
a golpes de silencio.
Necesito un par de zapatos más.

Ventana indiscreta dijo...

Quizá con el empleo de ese futuro 'podra' abras una expectativa de cambio. Ojalá, pero las ciudades acristaladas aún creo que les falta mucho para el testamento. O morirán sin él.

Besos.

Shandy dijo...

Torres de acero y cristal que tapan el cielo. Demasiado fría esa aquitectura. Demasiada soledad.
Un abrazo con calor.