huellas leves

Estoy en la pista cómoda. Por el momento no despegaré.

miércoles, 26 de agosto de 2009

Alboroto en el mar

















La queja del mar puede ser mínima si sabemos cabalgar sobre él.
Siempre habrá ese atisbo ancestral de sentirlo bajo nuestros pies.
La pesca, su sal, su función sedante.






------------------------------------------------------------

1 comentario:

virgi dijo...

Caballos de olas.
Crines saladas.
La inmensidad ¡cuán poco somos!