huellas leves

Estoy en la pista cómoda. Por el momento no despegaré.

lunes, 20 de julio de 2009

Volumen de segundos










Se de buena tinta que el tiempo asedia. Aun parado, un reloj es una carga: sabes que dos veces al día se decantarán sus manecillas por la exactitud. Durará lo justo. Sabes de sobra que las tres y escasos segundos pasarán por ti como una apisonadora. Una carga, te repites. Al menos sabes de la pereza de ese reloj que tienes enfrente. No volverás a colocarle unas pilas. Las necesitas tú para tu rutina.

1 comentario:

Tomeguín dijo...

E-l-i-s-a/ A-u-l-a-g-a:
Líquida Luz que se derrama en la Apertura de un Amarillo de genista.
Pero la levedad sólo está en la armonía que danza en su nombre.
Recauchutados cartuchos de tinta bien cargados para disparar.
Tinta, el tiempo nos habla con su razón. Dispárale por la espalda.